Curso de fotografía en Santorini

Todo empezó hace tres años, cuando la crisis pandémica estaba llegando a su fin. Por aquel entonces convencí a un buen amigo para que me acompañara a un campamento de fotografía en Dubai. Ella es compañera fotógrafa y ambos disfrutamos plenamente de la experiencia. Aquella vez se trataba de un taller de fotografía de maternidad organizado por
Ana Brandt
.

Lo disfrutamos tanto que al año siguiente decidimos hacer algo parecido en Lanzarote. Organizamos un recorrido fotográfico sólo para nosotros dos. En aquel momento mi proyecto creativo «La Vuelta al Mundo de la Maternidad«todavía no existía, así que fuimos allí sólo por diversión. Una vez más, ¡fue maravilloso!

Esto se convirtió en una tradición para mi amiga
Sara Alarcón
y yo. Una vez al año, todos los años hacíamos un viaje fotográfico, sólo para nosotros dos. Pero algo cambió este año.

Estábamos en una conferencia de fotografía en Málaga con cientos de otros fotógrafos y me encontré compartiendo una idea para un nuevo servicio interesante… Una serie de campamentos fotográficos en destinos fabulosos, organizados por mí.      

Y comenzó el viaje

Viajamos a Santorini el 15 de junio, justo el día de mi cumpleaños. Todos estábamos muy emocionados. Nuestro equipaje estaba lleno de batas de maternidad para las fotos… Como siempre. Había reservado el alojamiento, había investigado las mejores localizaciones… Todo forma parte del «procedimiento estándar» para mí, como fotógrafa de destinos.

Apenas habíamos llegado a nuestro alojamiento cuando nos enteramos de que las dos modelos que había conseguido para las sesiones de fotos nos habían fantasmeado. Esto no es infrecuente. Suelo ofrecerles un trueque de servicios: media jornada de trabajo a cambio de fotos profesionales para su portafolio.

A veces funciona, a veces no. Por eso es importante tener preparados planes alternativos, por si acaso. Todos estos son trucos del oficio que compartiré en mi próximo campamento de fotografía en las Islas Canarias.

Los altibajos de mi primer campamento de fotografía

Decidimos dejar momentáneamente atrás nuestras frustraciones y disfrutar de nuestro hermoso destino. Esto era ciertamente fácil cuando te alojas en el Casa de Flores y Artesanía en Santorini. Siempre que busco alojamiento para mis viajes, una de mis principales prioridades es encontrar una casa o un hotel que sea fiel a la zona. Huyo de las trampas para turistas. Cuanto más auténtico sea, mejor. Realmente quiero sumergirme y fundirme en la cultura del destino. La comodidad es, obviamente, otro factor clave, ¡pero la autenticidad es imprescindible!

Bueno… Esta casa cumplía todos los requisitos. La terraza era enorme y conmovedora. Era de ensueño. Podíamos ver el amanecer desde ella y nos parecía estar en una película clásica de los años 50. No hay palabras para describir la magia de ese espacio. ¡Las fotos no le hacen justicia!

Todo cobró sentido cuando la hija del propietario y su novio vinieron a darnos la bienvenida. Trajeron fruta fresca y bollería casera.

Cuando abrimos la puerta y vimos a Symelia y a su novio sonreímos y nos saludamos con la cabeza porque sabíamos que… ¡Habíamos encontrado a nuestro modelo!

Le explicamos que éramos un grupo de fotógrafos y, qué casualidad… Ella misma era aficionada a la fotografía. Se lo explicamos todo, pero decidimos dejar lo mejor para el final… Le dijimos que el viaje formaba parte de mi proyecto creativo y que necesitábamos una modelo embarazada. Como no pudimos encontrar ninguna, le pedimos educadamente que se pusiera una barriga falsa para algunas de las fotos.

Cuando oyó «fotografía de embarazo» se puso nerviosa de repente. «Pero vivimos en un pueblo… ¿Qué pensarán los vecinos?». Comprendimos perfectamente sus reservas y le dimos algo de tiempo.

Finalmente accedió a ayudarnos y nos sentimos muy felices y agradecidos. No hay nada como trabajar con la gente del lugar. De hecho, esto es de suma importancia para mí. Es el núcleo de mi proyecto, ya que mi objetivo es captar la verdadera esencia del destino y de las personas que lo habitan.

Todo está bien cuando acaba bien

Así que el día de la sesión le enseñamos a Mel todos los vestidos que había traído y le sugerimos algunos conjuntos. No estaba muy dispuesta a llevar maquillaje, así que le hicimos un retoque muy sencillo y natural.

Tenía una imagen clara en la cabeza de los vestidos que quería presentar en cada uno de los lugares, pero la modelo no se sentía cómoda en algunos de ellos. Por lo tanto, sólo elegí los conjuntos que realmente se parecían a ella. De lo contrario, no habría sido 100% auténtico. Y creo que es importante que la modelo se sienta a gusto, que se sienta «ella». De lo contrario, su verdadera esencia no aparecerá en las fotos finales.

Todo esto forma parte de mi estilo y método característicos, que podrás aprender en el próximo bootcamp de fotografía. No se trata sólo de un bonito vestido sobre un bonito paisaje. Es mucho más…

Mi próximo campamento de fotografía... En Tenerife

Debo confesar que hubiera preferido tener una modelo embarazada de verdad para mi sesión de fotos de la Gira Mundial de la Maternidad, pero esta vez, a pesar de mis esfuerzos, no pude conseguirlo. Utilizar la barriga falsa es completamente aceptable para un taller de fotografía, de hecho, es mejor utilizar una modelo no embarazada para la mayor parte del proceso de aprendizaje que utilizar a una embarazada todo el tiempo. Lo sé por mi gran experiencia en el Tour, pero también en el estudio.

Las mujeres embarazadas suelen ser reacias a despertarse antes del amanecer para hacer «fotos del amanecer» y no es muy seguro pedirles que vayan a determinadas partes del lugar, por si se caen. Por eso contrataré a modelos profesionales que no estén embarazadas para la mayor parte del taller. Así, los fotógrafos que asistan a mi próximo curso de fotografía podrán aprender la técnica, aprovechar al máximo cada lugar y conseguir imágenes increíbles de exteriores para su portafolio. Una vez que dominen la técnica, tendrán la oportunidad de hacer algunas fotografías de maternidad con una modelo embarazada. Pero eso será la guinda del pastel. ¡El regalo final!

Si eres fotógrafo profesional y quieres aprender más sobre fotografía de embarazo, de exteriores y de destinos, te animo a que estés atento a mi próximo taller. Te mostraré todo lo que he aprendido en mis años como fotógrafo y también en mis 8 años como redactor de la revista Traveller de National Geographic.

Y, por supuesto, no todo será trabajo, trabajo, trabajo. Disfrutaremos de una experiencia de 360º en la que conocerás a compañeros fotógrafos, descansarás, reirás, explorarás nuevos lugares y culturas. Una experiencia que probablemente querrás repetir… Como nos ocurrió a mi amigo y a mí… ¡Mira adónde nos ha llevado!

Estate atento a mi próximo bootcamp de fotografía que tendrá lugar en Tenerife en enero de 2024. ¡Más información próximamente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

y recibe mi tutorial para aprender a mejorar la edición de tus fotos.